Presentación del libro

martes, 19 de abril de 2011

Gorriones en libertad

Nuevamente bate alas el gorrión,
información genética de vuelo;
el rostro adusto irradia el carcelero,
los pecados no son parte del perdón.

Fueron años que imperó la sinrazón,
oculta la verdad tras negro velo;
fueron años de muerte y desconsuelo,
no conoce del amor su corazón.

Los pichones los criaron los ajenos,
ignorantes de soles y de cielos,
entre barrotes de oro y venenos.

Pero bandadas libres de recelos,
serán ecos de silenciados truenos,
regando amor, con lágrimas de duelos.



2 comentarios:

  1. Hermoso poema, donde se fusionan el dolor y la esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Genial amigo, me encantó este soneto tan bien logrado

    ResponderEliminar